Buscar este blog

miércoles, 17 de octubre de 2018

Manifiesto

Camina. Vuelve a tu diario a diario. Por favor vuelve a tu diario. Recuerda que allí hay un espacio para despejar la mente, soñar, vivir, vomitar y reflexionar. Descubre otros colores para vestir. Mira cada día como un cielo azul. Aunque parezca repetitivo descubre algo nuevo, un azul distinto de ese cielo o una nube más grande o pequeña. Recuerda que todos los sentidos te ofrecen regalos maravillosos y cotidianos. Tómate un chocolate y siéntete reina del universo. Lee. Cocina. Come pastas con verduras salteadas. Y mira muchas películas.

Inspira

Mi último momento más creativo fue renunciar a un trabajo. Intenté aprender inglés y no lo logré. Intenté estudiar cine o crítica cinematográfica y no lo logré. Intenté inventarme de nuevo, pero no lo logré. Parece que hubiera perdido 3 años de mi vida. Sin embargo, aprendí que puedo vivir con poco dinero, pero me hace falta la gente para hablar, no necesariamente deben ser amigos míos, pero si me hace falta saludar y hablar cualquier cosa. No he logrado tener rutinas. Tengo un diario pero escribo muy de vez en cuando, cuando la necesidad de hablar con el papel me obliga. Y tengo un blog, en el que procuro exhibir mi vida, por lo menos, una vez al mes. Soy como vogerista. Me gusta escribir sobre mi.

Un tigre de papel

Es una película de Luis Ospina de 2007. No sé en qué momento fue ficción y documental al mismo tiempo. Es una película que juega con la credibilidad. Hace muy bien cine. El objetivo del cine es hacer creíble una historia. Y esta historia si que me la creí completamente hasta que el crédito me hizo dudar, con algo que decía ficción, o no recuerdo qué, pero hacía ver que el personaje fue inventado. Excelente propuesta de collage de afiches. Muy buenos. Muy políticos. Cómico. Dos horas en las que me divertí completamente. En estos momentos de aburrimiento quisiera algo así, que me sacara de esta cama, de la pereza y la tristeza. Es una bella película sobre un artista que va narrando quinquenios y décadas de la política y vida artística nacional. Desde los años 35 hasta los 80. Distintos locaciones del mundo. Es una historia muy loca y totalmente cuerda. Este título también hace parte de una propuesta artística de Beatriz González. Y el final es totalmente loco. Muy divertido y totalmente creíble: "Yo soy la obra".